Cualquier semejanza a la realidad (no) es pura coincidencia, los hechos y personajes que podes leer en este espacio pueden (o no) existir. Nunca copies y/o plagies sin incluir los créditos correspondientes.

Te presto mi segunda piel

"Soy libre, aprendí a amarme, a valorarme, me enamoré de lo que soy, soy feliz, sin apegos. Yo soy una mujer valiosa". Está es mi frase en el proyecto #OBVIO de @lauraborao y de @inestorremocha. "Te presto mi segunda piel" que así se llama, son camisetas solidarias para con la @asociacionalanna cuyo fin es recaudar dinero para ayudar a mujeres en riesgo de exclusión social y víctimas de violencia de género. Gracias chicas por dejarme colaborar humildemente en un proyecto grande y además con gente tan importante como vosotras y las que menciona el periódico la Vanguardia. 

Lola se va

Fue una lección que Lola tardó mucho en aprender. Le costó mucho darse cuenta que su "hoy no, mañana si y pasado no sé" fue porque le dio el poder de ir y venir cuando quisiera aunque eso le hiciera mal.

La educaron con esa idea de "el amor todo lo soporta y es necesario luchar". Puede que tengan razón, pero no así. Luchar por un "amor" no es aceptar cariño a medias aguantando en silencio y dolor los periodos de ausencia.

By #nessamontanes

Lo que me gustaría decirte

Lo que tus ojos no ven, te lo explico en letras, dicen que si una persona no te llama, es porque no quiere llamarte. Si te trata como si le importaras una mierda, es porque le importas una mierda. Si te traiciona, es porque no te quería lo suficiente como tu pensabas. La realidad es que existen personas con falsa moral, con sentimientos de usar y tirar. Siempre he pensado que lo fácil está en todos lados, y lo difícil cuesta de encontrarlo, pero yo prefiero a alguien que merezca la pena y que siempre vaya con la verdad por delante.

By #loquemegustariadecirteoficial

Contigo siento con el corazón y pienso con la cabeza

Sé que él tiene las ideas claras. Sé que se acuesta pensando en mí y se levanta soñándome a su lado. También sé que me desea a todas horas y que entre todas las mujeres me busca y me elige siempre a mí.

Tengo claro con quien me quedo. He apartado las dudas y he arriesgado. Nada ni nadie va a  detener mi conquista, aunque dejo de vez en cuando que él también me sorprenda. Estrujo los segundos a su lado, sin correr, no hay prisa. Aunque tampoco freno.

Siento con el corazón y pienso con la cabeza.
Nunca más voy a obcecarme con nada. Voy a permitir que una pizca de locura nos despierte cada día. Y a vivir el hoy, no me voy a apresurar con lo que pueda pasar mañana. Que todo llega. Lo realmente importante es querer y que él me quiera.

Soy de letras

Soy de letras, no de ciencias,
los números nunca fueron lo mío.
Sé que cada vez que te pongo un papel,
sobre la mesa, te inflingo
el más cruel de los castigos.

Soy de letras, no de ciencias
nunca podré de llevar la cuenta
de todos los besos que te he pagado
y no has probado, de cada guerra
en que me has abandonado.

Calculas los límites al infinito
me ahogo en la trigonometría
tal vez tenías razón cuando decías
que esta tangencia nuestra tiende al olvido.

Soy de letras, no de ciencias
para tí nada puede acabar,
pero yo mantuve los pies siempre en la tierra
y no me dejé perder en mi propia espiral.

Yo de letras, tú de ciencias
así que no supe calcular
que nos encontrabamos como en una novela
y como autora puse el punto final.

By NessaMontañés
Inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual de Valencia

Saber amar es una faena

Ella es consciente de la suerte que tiene al haber encontrado al único hombre que 'sabe amar' como siempre había soñado, lo cual es una faena.
Pero no puede evitar pasar horas junto a él o pensando en él y es que este hombre sabe amar pero también sabe otras cosas, extraña en silencio y conoce el dolor del alma, sabe llorar lágrimas de color arco iris llenos de sueños, de promesas y de recuerdos, sabe perdonar, y también olvidar, sabe demostrar, entiende que los hechos valen más que las palabras y no tiene miedo al ridículo, sabe que no posee, que no pide nada a cambio, sabe que tiene que dejar volar o montarte en su nube, sabe escuchar, hablar, compartir, confiar, prometer y dar, sabe perder el control, el norte, la cabeza, el equilibrio, los papeles y la razón, sabe admirar, regalar, entregar y valorar.
Él besa bonito, acaricia bonito, mira bonito, sonríe bonito, pero no todo el mundo lo sabe apreciar. Ella considera que dejarlo escapar la convertiría en la mujer más tonta de la tierra.
Él no te baja la luna, te coge de la mano y te lleva a ella, no desaparece, está cuando menos lo mereces, no renuncia, no olvida, no pierde el interés ni las ganas.
Y claro que es una faena saber amar tanto pero ella que es opuesta sabe que no saber amar nada es una desgracia.

By #nessamontanes

El amor solo es cuestión de dejarse llevar

Así de repente ella ha perdido el miedo y se ha vuelto a enamorar. Las mariposas se han removido y han echado a volar.
De repente, ha descubierto que su corazón vuelve a latir y le da razones a su cerebro para perder el control, liberando endorfinas.
Y es que así, de pronto, se ha encontrado otra vez en las nubes sonriendo a los extraños en las calles, flotando por la vías y cantando en la ducha canciones de amor.
De pronto se ha sentido más viva que nunca, y se ha dado cuenta que, tal vez convertirse en la razón de la sonrisa de alguien más, no parece tan mala idea.
Así, de repente ha vuelto a amar, a soñar, a sentir, a volar, y se ha dado cuenta que el amor es sólo cuestión de dejarse llevar.

By #nessamontanes

Preguntas

¿Por qué callar lo que la piel grita y los ojos con miradas profundas llaman constantemente y pronuncian sin vacilación?, ¿Por qué esconder o querer renunciar a aquello de lo que no podemos escapar si al final nos encontramos allí, donde nuestros cuerpos se unen para ser uno?. ¿Por qué solo sonar cuando se puede volar en la realidad?.
Es algo tan sublime AMAR con tanta intensidad y lo es más aún cuando tanto sentimiento es correspondido.

By #nessamontanes

Nos marchamos

Nos marchamos cada uno por su lado, sin rencores, agradeciendo lo aprendido, sin nada que reprocharnos. Es algo necesario. Sabemos que es una despedida, un nuevo punto de partida para ambos. Un comenzar sin mirar atrás.

Te pido que nunca olvides lo mucho que te dije que me gustabas, que nunca olvides que un día fuiste el motivo de mi calma y a la vez de mi tempestad y que recuerdes que un día prometiste ser mi amigo siempre.

By #nessamontanes

Quiero amarte

Ahora es cuando por fín abres los ojos y me miras. Empiezas a creerme, sabes que quiero amarte. Quiero hacerlo hasta el amanecer y descubrir contigo el placer. Quiero quererte antes y después porque no sé explicar lo que empiezo a sentir.
Te haré el amor hasta que las fuerzas me abandonen y me perderé en tí pensando que todo sucedió porque un día leíste aquello que escribí.

Mi vecino motero

Mi vecino veinteañero y motero me vuelve loca, creo que ya os lo he dicho en alguna ocasión. Sin él saberlo anula mi mente y bloquea mis sentidos.
Hoy mismo, sin ir más lejos, me ha mirado con sus ojos, axfisiantemente sexuales, montado encima de su motocicleta, sin ni tan siquiera saber lo sexy que estaba. Me ha hablado lo justo, un saludo tan solo, y me ha guiñado un ojo. Creo que me he puesto roja en ese momento. Como he podido he salido al paso y me he refugiado dentro del patio a salvo de mis más bajos instintos de asaltacunas.
Porque no sé si lo que más me gusta es él, su moto, o su edad. Lo que si tengo claro es que no voy a dejar de vivir el momento ni de sentir las fantasías que pueblan mi cabeza.

Eme

Mis hormonas sexuales tan pequeñas y revoltosas se alteraban ante el mínimo pensamiento de tu existencia. Si con sólo  leer tus palabras u oír tu voz conseguías eso no podía ni imaginar el momento en que me tocaras. Lo deseaba tanto. Con todas mis fuerzas, aún a sabiendas de todo a lo que me exponía y de lo que podría ganar o perder por entregarme a tus brazos. Estaba ciega pero era valiente. Me hacías sentir viva de nuevo.

Dijimos que nos encontraríamos en primavera, bueno lo dijiste tu y también que cual Neruda me harías florecer como los cerezos. Yo te creí. Me entregué tanto en invierno, que tu desaparición me dejó desamparada y esas hormonas que tenía a niveles impensables de felicidad cayeron en picado. Cayeron ellas y también mis ganas de volver a confiar en un hombre. Mucho menos de pensar en el amor. Volvió el miedo y la tristeza.

Todavía hoy estoy pagando este desliz.

El economista

Hace años fuimos una amiga y yo a una asamblea de desempleados en el centro islámico. Los desempleados eran todos españoles y católicos. El centro cedía el local gratuitamente para estas reuniones. De aquella reunión me llamó la atención especialmente el orden y el desorden de los participantes, pero no me refiero estéticamente, sino desde a la hora de sentarse, de hablar y de proponer temas. Todo era caótico pero a la vez enganchaba.
Vimos las ganas de hacer cosas para cambiar el mundo, las propuestas y también clases de ayudas que se podían ofrecer entre los miembros como un trueque. Comida por trabajo por ejemplo.
Pero lo que más me llamó la atención fue una persona. Esta rondaba los sesenta, vestía tipo Coronel Tapioca y dijo ser economista. Propuso escribir una carta al ayuntamiento reclamando un local para poder reunirse el grupo para no estar de prestado. Mi amiga y yo catalogamos a este hombre como un pijo que en sus ratos libres gastaba su tiempo con los parados del barrio. Craso error.
La charla terminó y tuvimos claro que allí trabajo no íbamos a encontrar y que los miembros de esta asamblea tenían mucho trabajo por delante para poder sacar adelante sus ideas sin ayudas del ayuntamiento, que gobernaba por aquel entonces Rita Barberá.
No volvimos a ir más.
Pero a las pocas semanas de la Asamblea, volviendo de fiesta, vimos al economista durmiendo en un banco y se nos cayó el mundo encima. Realmente estaba en el Asamblea ofreciendo sus conocimientos y nosotras lo juzgamos por su apariencia. Apenas hablamos del tema. Y tampoco sé porqué hoy me he despertado acordándome de este hombre. Ni idea. Da igual.

Anoche soñé con un hombre

Anoche soñé con un hombre. Estoy completamente segura de no conocerlo ni haberlo visto nunca.
Fue algo extraño porque nunca me había pasado algo así. Hablamos, reímos, caminamos, vimos películas, en resumen nos enamoramos. Parece tonto enamorarse de un sueño, es tonto pienso yo, pero ¿y si no fue un simple sueño?. Afirmar que no lo fue sería entrar en materia de metafísica y me siento incompetente para argumentar en dicho campo, por lo contrario, decir "solo fue un sueño" me haría sentir como una engañada.
¿Juegos del subconsciente o una conexión más allá de lo físico?. Realmente no sé lo que fue.

Luna

Estoy más cerca del planeta que me acoge en aquellos días sensibles de los veintiocho que conforman mi ciclo. Seis días en los que la luna y su influjo me convierten un ser volátil. Bailo a sus pies desnuda y me siento mujer dependiente de un planeta, igual que otras lo son de un horóscopo.

Un sueño (2)

Ha sido un sueño, lo sé, cada vez soy más consciente de tu y yo nunca podríamos ser sexo, aunque lo desearamos como a nada más en esta vida. Entre otras cosas tan solo buscabas palabras de amor por mi parte y yo satisfacción carnal por la tuya. Yo quería una aventura discreta con alguien más mayor, diez años, y tu cumplías el perfil a la perfección. En cambio, tu dabas imagen de ser un rompecorazones, pero en el fondo solo deseabas enamorarte en alma más que cuerpo. No hemos compaginado nuestros deseos porque principalmente somos egoístas.

Has sido un sueño, lo sé, pero un sueño dulce que me ha enseñado tanto o más que cien años de experiencia física. Lástima que te esfumaras...

Un sueño (1)

Ha sido un sueño lo tuyo, lo mío, las horas de risas, los kilos adelgazados porque el amor quitas las ganas de comer y entonces tan sólo te alimentas de serotonina, endorfina, besos, caricias, sexo y poco más.

Ha sido un sueño lo vivido, lo hablado, lo calentado y lo removido. Tanto por lo que apostar y se quedó en el tintero. Tanto que disfrutar y hoy es nada. Mi imaginación se siente cerrada por vacaciones forzosas.

Me acostumbre a ese sueño y ahora la realidad me queda grande. Muy, muy grande.

El okupa (8) FIN

8

Me desperté bien entrada la mañana. No dormía tanto y tan bien desde hacía unos meses. Estaba desnuda pero también sola en la cama. ¿Donde estaba mi misterioso Chino?. ¿Y Neko?.
Me levanté de la cama y en el lado en que lo vi dormir a él antes de caer rendida, había un boceto de una mujer sin nada de ropa y durmiendo plácidamente. Era yo. Me había dibujado. Giré el papel y vi que había garabateado una nota. Breve pero directa. "Esta tarde en el bar de siempre. Chino".
Bueno, no estaba mal pensé, por lo menos no desaparece sin dejar huella ni es una alucinación o una pesadilla. Últimamente venía sufriéndolas muy a menudo y mi ex era el causante de todas.
Tampoco se sentía avergonzado de haber intercambiado fluidos conmigo, un tanto pija para su gusto, porque la atracción es algo que no se puede controlar y ahora sabía que el punki que tocaba la flauta en el bar de las vías de Benimaclet me miraba tímidamente y que soñaba en secreto con acostarse conmigo.

FIN

El okupa (7)

Por la ventana se alcanzaba a colar un tenue resplandor de la luz del alumbrado público. Chino yacía boca arriba sobre mi cama, estaba desnudo y yo estaba encima de él. Nuestros cuerpos estaban encendidos. Las caricias, los besos, y las pieles impregnadas del sabor del deseo. Apoyé mis manos sobre el pecho de él, resopló. Tomó un pequeño respiro y me sonrío. Abrí los ojos para verlo sonreír y esa mirada intensa de satisfacción, de felicidad, esa mirada ardiente, sabedora que lo que quiere y de lo que pretende me penetró los ojod para empezar. Acerqué mi rostro al de él y comencé a besarlo tiernamente, primero la frente, sus parpados ahora cerrados. Mis labios se deslizaron por su nariz afilada. Fueron a su barbilla. Volvieron a ascender lentamente por las comisuras de sus labios. Lo seguí besando y su lengua lujuriosa comenzó a bailar por mis labios. Su lengua ávida y juguetona, penetró mi boca, regalándole yo candidez y fervor que ardió dentro de su boca, abrasó a su lengua y la extasió. Ese beso elevó su excitación, lo noté, ahora me besaba el cuello, mordía el lóbulo de mi oreja y volvía a subir al cuello, a mi hombro.

De repente estaba sobre su miembro erecto. Sentía como su sexo me acariciaba el clítoris. Mis senos y sus pezones tiesos e inflamados juntos.
Le acariciaba el cabello, rasguñaba sus hombros, lo llenaba de besos.
El frotamiento era continuo, él estaba ansioso, pero yo tenía el control. Lo hacía esperar, pero lo seguía besando, arañando, lamiendo, chupando mientras se movía. Nuestras respiraciones estaban muy exaltadas. Lo latidos resonaban fuertemente en nuestros pechos. Como era de esperar el orgasmo vino después separado por escasos segundos.
El okupa me penetró pero estoy segura de que yo ya lo había penetrado hasta el alma.

CONTINUARÁ

El okupa (6)

El punki me siguió. Esta vez no me guiaba él a mí, lo llevaba yo. Directo al huerto. Nos seguía Neko. Subimos rápidamente los tres pisos que nos separaban de mi casa por las escaleras. No tenía ascensor. Tampoco nos hacía falta.

El piso estaba frio y bastante vacio. Hacía cinco meses que me había mudado. Entre el trabajo y mi falta de ganas seguia desangelado. Pero tenia un cómodo sofá en lo que podíamos llamar comedor. Allí se instaló el listo de Neko. No le dije nada. Total, el sofá no era mío, era de la casa, la casa era de mi ex y yo su inquilina hasta que disolveramos la empresa. Nosotros, los humanos, nos fuimos a la cocina donde tenía una mesa y unas sillas bastante confortables.
Le pregunté por fin el nombre a mi punki. Me dijo que se llamaba Chino. Supuse que sería un apodo. Saque una botella de Jaggermeister y nos pusimos un chupito, uno detrás de otro. Hasta acabar la botella. Hablamos mucho pero nos embriagados más.
No recuerdo en que momento de la noche cambiamos de estancia para estar más cómodos. Estábamos muy okupados en sentirnos y en tocarnos.

CONTINUARÁ